Disco conmemorativo

Por Guillermo de León Agreda.[1]

Entre las múltiples actividades que se realizaron con motivo del centenario del Instituto, se incluyó en las reuniones del Comité Organizador Central; una actividad consistente en la grabación de un disco de 45 RPM (45 revoluciones por minuto), que de un lado tuviera el Himno al INVO, y en el otro un poema alusivo al magno acontecimiento.  Se me delegó como bachiller in fieri, la organización y ejecución de lo relacionado con el himno; y al bachiller in fieri, Rudy Argueta (QEPD), lo relacionado con el poema.

Llevé la iniciativa a la clase de V Bachillerato, quienes la acogieron con gran entusiasmo.  Seguidamente se empezaron a recibir ideas y sugerencias de todos los alumnos de dicha promoción.  Fue así, que se contactó por intermediación del profesor de Matemáticas, Rafael García Salas, al grupo del momento en Quetzaltenango, Los Terribles para el acompañamiento y arreglos del himno.

Uno de los compañeros contactó al sacerdote Rodolfo Colominas, miembro del seminario católico que estaba ubicado en Villa Lesbia en la zona 3 de Xela. El padre Colominas, gentilmente ofreció un recinto de dicho seminario para la realización de los ensayos. Los cuales duraron aproximadamente dos semanas. Íbamos a los mismos, todos muy entusiasmados con el recordado uniforme: pantalón de tela azul, con rayas, casi imperceptibles de color rojo y el suéter (sudadero) de color gris con un grabado en el pecho, el cual contenía un átomo y la leyenda «Promoción Centenario INVO-1972» con letras de color azul.

Una anécdota muy interesante, es que, en los ensayos finales, cuando ya el padre Colominas, había afinado las voces de los cantores, en uno de los últimos y decisivos ensayos, mi voz no cuadraba, pero la genialidad del padre Colominas al final la integró exitosamente. Seguidamente se realizaron ensayos formales con el grupo Los Terribles, y el himno finalmente estaba listo para su grabación y edición.

Los entusiastas alumnos de V Bachillerato colaboraron económicamente, con el propósito de contratar un bus de la empresa Rutas Lima, para viajar a la ciudad de Guatemala, porque en Xela no había ningún estudio de grabación.  En el mismo bus, viajaron todos los involucrados: el padre Rodolfo Colominas; los cantores (alumnos); el grupo Los Terribles, encabezado por Jaime García Salas, Oswaldo López Charchalaj, y el cantante Daniel Salazar; fue también el poeta Ciriaco Antonio de León Urízar, por haber sido el triunfador del concurso organizado por el Comité Organizador Central, para grabar en el lado B del disco.

Se realizó una edición de mil discos, teniendo en el lado A, el Himno al INVO, y en el lado B el Poema al INVO, de Werner Ovalle López. Corrían para entonces los meses de mayo y junio de 1972.


[1] Graduado con la «Promoción Centenario».

Fuente: Los tiempos que se fueron.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: